imagen del cargador
El secreto del Masherbrum

¿Por qué Masherbrum? ¿Qué es el Masherbrum? El Masherbrum ¿qué?... Ha llegado el momento de (re)levantar el velo de este misterio y contarles la historia del Masherbrum, alta cumbre del sierra del Karakoram, situada a pocos pasos del Himalaya. Una cumbre poco conocida, pero mítica para los alpinistas. Te contamos por qué.

Pídale a un niño que le dibuje una montaña: lo más probable es que le dibuje el Masherbrum. De hecho, el Masherbrum es la cumbre casi perfecta: un gran triángulo con una cima puntiaguda, que se extiende hacia el cielo. Un pico de 7821 m de altura con una etimología que refleja su majestuosidad: en la lengua balti -un dialecto de la India y Pakistán- Masherbrum significa "la reina de las montañas".

Pero tras esta encantadora apariencia se esconde una misteriosa montaña que se niega a ser descubierta, y cuyas escarpadas y peligrosas laderas repelen una expedición tras otra.

Los primeros occidentales que exploraron la región en 1856 pensaron -equivocadamente- que el Masherbrum era el pico más alto del Karakórum, de ahí el nombre "K1". Esto fue antes del descubrimiento del famoso "K2", el segundo pico más alto de la tierra (8611m) después del Everest. El K1 fue rebautizado posteriormente como Masherbrum en referencia a su nombre local, a diferencia del K2, que debido a su aislamiento, no tenía nombre local.

Varios factores explican la escasa cobertura mediática y la falta de expediciones al Masherbrum, a pesar de su belleza ampliamente reconocida. En primer lugar, la competencia que la rodea. A diferencia de sus vecinos el K2, el Broad Peak y el Gasherbrum I y II, no supera la fatídica marca de los 8000 metros de altitud, por lo que no forma parte del restringido club de los "catorce ochomiles". Lejos de los focos y del brillo, sólo atrae a los escaladores que disfrutan del desafío técnico, físico y mental que representa.

Puesta de sol en el Masherbrum desde el glaciar Baltoro

El segundo factor, y probablemente el más importante, es que es una montaña extremadamente técnica, sin rutas fáciles. Un pico mucho más difícil que la gran mayoría de los 8000. Intentado ya en 1938 y escalado por primera vez en 1960 por una expedición estadounidense-paquistaní, el Masherbrum sólo ha visto cuatro ascensos con cuerda hasta su cumbre, por cuatro rutas diferentes. Y la última fue en 1985.

Estos treinta y cinco años de invencibilidad refuerzan el mito de esta montaña inaccesible. A 3.000 metros de altura, la escarpada cara noreste es uno de los últimos grandes problemas del Himalaya. En 2014, los fortísimos escaladores austriacos David Lama (†), Peter Ortner y Hansjörg Auer (†) unieron sus fuerzas para abordarla, pero tuvieron que abandonar al pie de las dificultades, como todas las cuerdas que habían intentado esta misma cara antes que ellos.

Un rostro que permanece intacto hasta el día de hoy. No cabe duda de que la primera cuerda que la escale, si es que alguna vez ocurre, será nombrada una de las Piolets d'Or.

Punto de la cumbre de Masherbrum (7821m)

Punto de la cumbre de Masherbrum (7821m)

Algunos franceses se han aventurado en esta aventura del fin del mundo. En 1980, los alpinistas David Belden y Christine de Colombel querían escalar el Masherbrum al "estilo alpino", es decir, sin asistencia. Pero, como suele ocurrir en las laderas del Masherbrum, nada sale según lo previsto. Su expedición de tres meses, marcada por condiciones climáticas muy duras, fracasa cuando su campamento es arrasado por varias avalanchas sucesivas y Christine de Colombel, herida, emprende una retirada desesperada de tres días. A su regreso, relata su expedición y su supervivencia en un libro con el evocador título de "Voyage au bout du vide".

Tras su imagen de montaña perfecta y su atractiva silueta, el Masherbrum es uno de los últimos territorios completamente salvajes del planeta: un reino de rocas, vientos furiosos y hielo, sin rastro de actividad humana... y que debe permanecer como tal... En cualquier caso, este es el símbolo que hemos elegido para llevar los valores de nuestra marca, y hacer de su silueta nuestro logotipo.